Angop - Agência de Notícias Angola Press

En medio de la adversidad, PGF garantiza la protección de Moxico

23 de mayo, 2020 - 15:39hs - Política

Lumbala Nguimbo - La protección eficiente y efectiva de los 320 kilómetros de fronteras terrestres y fluviales en la provincia de Moxico (Este de Angola) con Zambia requiere el refuerzo del personal de la Policía de la Guardia de Fronteras (PGF) y la provisión de medios técnicos adecuados.

  • Gobernador de Moxico visita el hito 16, en la frontera con Zambia
  • Contrabando de combustible en Moxico

Es que, además de la misión de garantizar la inviolabilidad de las fronteras, corresponde al PGF combatir otros delitos transfronterizos, como el contrabando de combustible, tareas que enfrentan numerosas dificultades.

Para empeorar las cosas, el volumen de sus actividades aumentó con la aparición del nuevo coronavirus (Covid-19), ya que esta unidad de policía asignada al Ministerio del Interior tuvo que reforzar las medidas de seguridad, de conformidad con las disposiciones del Decreto Presidencial sobre el Estado de Emergencia en relación con el cierre de fronteras.

En este contexto, la escasez de personal, la falta de medios técnicos apropiados y el estado avanzado de degradación de las carreteras son las principales dificultades que enfrenta la Policía de la Guardia de Fronteras de Angola para proteger la frontera entre el municipio de Lumbala Nguimbo y la República de Zambia.

La protección directa de la frontera la lleva a cabo la 10ª Unidad de esta policía especial, que controla ocho puestos fronterizos instalados desde el marco seis al 37, con la ayuda de la subunidad comunal de Ninda.

Muica, Luvo, Zovo, Macolo, Mapelanga (Malundo) y Kachili son los puestos fronterizos bajo la responsabilidad de esta unidad policial, defendiéndola con perseverancia y un espíritu de misión. La corporación también controlará en breve los puestos de Hangana y Chicote, ubicados entre las marcas 36 y 37.

Para verificar el funcionamiento del PGF en la región, el gobernador de México, Gonçalves Muandumba, visitó, la semana pasada, los puestos fronterizos de Zovo, ubicados en el hito 16, en la comuna de Mussuma Mitete ("muerde para gritar") y do Malundo (18 de Marzo), en la comuna de Ninda, como parte de los esfuerzos en curso para evitar la importación de casos de Covid-19 de países vecinos.

Tardaron siete horas en llegar a la frontera de Zovo, una ruta de 98 kilómetros al este de Lumbala Nguimbo. La marcha de Ninda a Malundo, sobre una distancia de 72 km, tomó cinco horas. El acceso a estos lugares, en esta época del año, solo es posible con vehículos con tracción 4X4.

En los rostros de las pocas tropas que protegen el puesto fronterizo de Zovo, se destacan los signos de estrés moral y psicológico, que reflejan las aventuras que están viviendo para cumplir su misión de proteger las fronteras del país.

El escenario encontrado es poco recomendable y requiere cambios para proporcionar a los defensores del país las condiciones adecuadas para elevar permanentemente su moral.

Solo para dar un ejemplo, los cuarteles de la Policía de la Guardia de Fronteras son precarios (hechos de palo, algunos cubiertos con láminas de zinc y otros con hierba).

Violación y contrabando

“Las dificultades son inmensas. Van desde la falta de infraestructura para el alojamiento del personal hasta la falta de camas, colchones, comida, entre otros medios logísticos”, esta es la imagen elaborada por el comandante de la 10ª Unidad PGF en el municipio de Bundas, superintendente Baptista Bumba.

Aun así, el superintendente Baptista Bumba afirma que se ha hecho todo lo posible para evitar el movimiento de personas en esa ola fronteriza, de conformidad con las disposiciones del Estado de Emergencia en vigor en el país desde el 27 de Marzo de este año, para evitar la propagación de la contaminación del nuevo Coronavirus (Covid-19).

"No puedo decir que no haya violación de la frontera", confesó el comandante de la 10ª Unidad de la PGF en el municipio de Bundas, superintendente Baptista Bumba, admitiendo que la frontera puede ser violada debido al número insuficiente de policías y medios técnicos sofisticados.

En cuanto a la presencia en el lugar (Zovo) de un ciudadano angoleño de Lusaka (Zambia), el comandante explica que dicho ciudadano vive en Lusaka, pero, incluso con el covid-19, decidió ingresar al país para visitar a la familia, por lo que fue detenido para cumplir con el período de cuarentena institucional.

El contrabando de combustible, debido a la incapacidad de su personal para evitarlo, debido a la falta de medios técnicos adecuados, también fue confirmado por el comandante, quien, como evidencia, presentó la canoa con 20 botes de diesel a la delegación, confiscada en la estación de Mussuma Mitete. El producto estaba destinado a la vecina Zambia, para la venta.

Opinión de la población

Durante el viaje, algunas personas le dijeron a Angop la existencia de constantes violaciones de la frontera, como resultado del débil funcionamiento de las fuerzas policiales, debido a la falta de personal, falta de equipos técnicos y medios logísticos.

En representación de los más de 12 mil habitantes de Mussuma Mitete y Ninda (6,455 y 6,064 mil, respectivamente), los interlocutores piden un mayor control en los ocho puestos fronterizos que delimitan a Angola y Zambia, seis de los cuales están protegidos por el PGF.

En su opinión, el apoyo en los medios logísticos y de transporte por carretera y agua permitiría a las fuerzas de defensa y seguridad estudiar y controlar la entrada ilegal de inmigrantes ilegales, que utilizan los ríos Nengo y Luanguinga como sus principales puntos de penetración.

Constatación del gobernador

Después de una visita de cuatro días, el Gobernador Gonçalves Muandumba concluyó que las condiciones en las fronteras entre el municipio de Bundas (Angola) y Zambia son débiles, elogiando, por lo tanto, el trabajo de las fuerzas de defensa y seguridad y los profesionales de la salud que, a pesar de las dificultades, "están a la vanguardia de hacer todo" para evitar la progresión de covid-19 en el país.

Para combinar con los esfuerzos del personal del PGF, el gobierno instruyó a la Comisión Municipal Multisectorial para la prevención de la pandemia para crear cuarenta centros en las áreas fronterizas de Zovo y Malundo, en lugar de mantener centros en la sede municipal (Lumbala Nguimbo).

Con respecto al contrabando de combustible, una actividad frecuente en las zonas fronterizas de ese municipio, especialmente en la frontera del río Zovo (Mussuma Mitete), el gobernador ordenó a las fuerzas policiales que redoblaran sus esfuerzos para desalentar las violaciones fronterizas.

"No vamos a permitir que una persona que quiere ganar dinero ilegalmente ponga en peligro su propia vida, la de su familia y otras personas", advirtió Gonçalves Muandumba.

"Es necesario que los miembros del Servicio de Migración Extranjera y la Policía de la Guardia de Fronteras estén disponibles y equipados con los medios técnicos necesarios para mantener la inviolabilidad de la frontera y combatir el crimen", señaló el gobernador de Moxico.

Sin embargo, el gobernador de Moxico dijo que dejó satisfecho el municipio de Lumbala Nguimbo, porque la población y las fuerzas de defensa y seguridad estaban informadas, movilizadas y preparadas psicológicamente para defender esta parte del territorio nacional de la infección con el nuevo Coronavirus.