Angop - Agência de Notícias Angola Press

Angola contra alteración de orden constitucional en Guinea Bissau

07 de noviembre, 2019 - 17:56hs - Política

Luanda - Angola reitero en el Consejo de Paz y Seguridad (CPS) de la Unión Africana (UA) su condenación a cualquier alteración de la orden constitucional establecida en Guinea Bissau, considerando el Gobierno liderado por el Primer Ministro Aristides Gomes como el único legítimo por estar respaldado por la voluntad popular.

  • Etiopía: Embajador Francisco da Cruz, en la 848ª Sesión del Consejo de Paz y Seguridad de la UA

Esta posición fue subrayada el miércoles (6), en Addis-Abeba (Etiopía), por el Representante Permanente de Angola en la Unión Africana, embajador Francisco da Cruz, en el Consejo de Paz y Seguridad de la UA, durante a su 892ª sesión, dedicada a la situación en Guinea Bissau.

Citado por una nota del Servicio de Prensa de la Representación Permanente de Angola en la UA, el diplomático angoleño afirmó que Angola tomó conocimiento "con grande estupefacción" de la dimisión, por decreto del Presidente de la República, José Mário Vaz, del gobierno constitucionalmente salido de las últimas elecciones legislativas y liderado por el Primer Ministro Aristides Gomes.

La sesión contó con la participación de la ministra de la Justicia de Guinea Bissau, Ruth Monteiro, del gobierno que emergió de las elecciones de Marzo de 2019, con el cual Angola dice que “continuará trabajando para el refuerzo de las históricas relaciones bilaterales de amistad y cooperación”, subrayó el también embajador de Angola en Etiopía.

Francisco da Cruz declaró que la crisis política en Guinea Bissau desafía el CPS cuanto a su objetivo fundamental de promover la Paz, Seguridad y Estabilidad en África para la protección y preservación de la vida, del bienestar de las poblaciones y de la creación de condiciones favorables al desarrollo sostenible.

En este contexto, dijo, "apelamos al CPS para que continúe adoptando una posición firme y enérgica, en su apoyo inequívoco al gobierno liderado por el Primer Ministro Aristides Gomes, particularmente en la preparación de las elecciones presidenciales" marcadas para el día 24 de este mes.

Dijo que Angola recomienda, por otro lado, que el CPS responsabilice a todos y cada uno de los actores políticos, manifestándose listo para tomar medidas punitivas apropiadas contra individuos o entidades que, con sus actos, pongan en causa el proceso electoral y la orden constitucional establecida y no respeten las pertinentes decisiones de la comunidad internacional.

En su intervención, refirió que los desarrollos registrados los últimos meses, en su proceso político-institucional, a pesar que tímidos, alimentaban un optimismo reservado a nivel de la comunidad internacional, nombradamente con la preparación de las elecciones presidenciales, como meta conducente a la conclusión del presente ciclo electoral iniciado el 10 de Marzo de 2019.

En este cuadro, añadió, por primera vez en cuatro años, el programa del gobierno fue aprobado por el Parlamento, el 15 de Octubre de 2019, “una realización que debe ser saludada por constituir un paso importante en el refuerzo del Estado Democrático de Derecho”.

Según el embajador, a pesar de los progresos alcanzados, Angola reconoce que aún existen desafíos políticos y de seguridad, relacionados con el proceso electoral en curso, que deben merecer atención cuidada y el debido tratamiento por parte del Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana.

Francisco da Cruz recordó que la dimisión del Primer Ministro ya mereció la condenación de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), de la UA, del Consejo de Seguridad de la ONU, de la UE, de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) y de países como Angola, EE.UU, Portugal, España, Brasil y Francia, por no encuadrarse en el establecido constitucionalmente para un Presidente en fin de mandato.

Un comunicado emitido por el Gobierno de Angola, el 30 de Octubre, expresa que los recientes  acontecimientos registrados en Guinea Bissau configuran un indeseable retroceso en la normalización de la vida política de aquel país, que solo podrá ser alcanzada con la finalización del ciclo electoral.