Angop - Agência de Notícias Angola Press

Privatizaciones de empresa públicas salvaguardan empleos

22 de agosto, 2019 - 10:10hs - Economía

Luanda - El proceso de privatización de las empresas públicas, que vigora en el país desde este mes (Agosto) y se extiende hasta 2022, "no pone en peligro los puestos de trabajo ni pone en causa la soberanía de las actividades del Estado", por dar mayor eficiencia a las empresas y aumentar los ingresos de las familias.

  • Patrício Vilar - Coordinador Adjunto del Grupo Técnico del Programa de Privatizaciones
  • Sonangol consta en la lista de las empresas de referencia a ser privatizadas

La declaración es hecha por el coordinador adjunto del grupo técnico del Programa de Privatizaciones (PROPRIV), Patrício Vilar, quien habló el martes, al programa "Gran Entrevista" de la Televisión Pública de Angola (TPA).

Según el responsable, la eficiencia de las células de la economía nacional (empresas) permitirá el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), además de brindar mayores oportunidades de trabajo y calidad de vida a la población.

“La afirmación según la cual las privatizaciones van a perjudicar o poner en causa los empleos es un mito, porque la mayoría de las empresas que se privatizarán, con participaciones minoritarias  del Estado, ya están dirigidas por el sector privado. Es hora de hacer que las empresas sean más eficientes, para que a través del crecimiento de la economía puedan garantizar empleos bien remunerados y sólidos”, argumentó.

Afirmó que a partir del momento en que el mercado nacional pasa a tener empresas más eficientes y con mayor riqueza permitirá el crecimiento del número de empleo en el país.

"La privatización no es un fin en sí misma, sino el comienzo de un proceso para hacer que las empresas y la economía nacional sean más eficientes", refirió.

Con respecto a otra controversia planteada por algunos ciudadanos sobre la posible pérdida de soberanía de las actividades en las empresas de referencia nacional, Patrício Vilar aclaró que las privatizaciones no significan la venta de estas instituciones, sino el uso, más racionalmente, de los recursos estatales, con miras a hacer que la actividad económica sea cada vez más liberalizada y eficiente.

"No tiene sentido que el estado tenga participaciones en empresas que pueden ser autónomas o auto gestionadas", reforzó.

En una entrevista reciente con la Radio Nacional de Angola (RNA), recordó que la soberanía del Estado en empresas como la Sonangol, Endiama, TAAG, entre otras, está asegurada a través del proceso de reestructuración que estas compañías tuvieron y seguirán beneficiándose.

El caso de la Sonangol, ejemplificó, la actividad soberana está protegida, con la creación de la Agencia Nacional de Petróleo, Gas y Biocombustibles (ANPG), actual concesionaria nacional, cuyo propósito es regular, fiscalizar y promover la ejecución de las actividades petrolíferas.

El mismo procedimiento, adelantó, también incluye el sector de diamantes  los restantes minerales, con miras a salvaguardar la soberanía nacional.

Por otro lado, el también presidente de la comisión ejecutiva de la Bolsa de Deuda y Valores de Angola (BODIVA), explicó que el programa de privatización elige dos grupos de empresas: el grupo compuesto por empresas de referencia nacional que más contribuyen al crecimiento del PIB, tales como los sectores de recursos  minerales y petróleo, telecomunicaciones, transporte, industria y banca.

En este sector hay 32 empresas de referencia nacional, 17 de las cuales serán privatizadas utilizando la oferta pública inicial en bolsa y el resto a través de subastas públicas y licitaciones públicas.

El otro grupo, continuó, está compuesto por empresas compuestas por pequeños activos del Estado, que en su mayoría son administrados por el sector privado.

Modelos de privatizaciones

Según la Ley de Base de las Privatizaciones, las privatizaciones pueden llevarse a cabo de varias maneras, entre ellas, mediante la disposición parcial, minoritaria o mayoritaria de los activos de una empresa en particular.

Patrício Vilar aclaró que las modalidades de privatización siguen tres modelos: oferta pública inicial en bolsa, subasta en bolsa y licitación pública.

Detalló que para el modelo de privatización a través de la oferta pública inicial, las empresas deben tener, como requisito mínimo, cuentas auditadas sin reservas durante los últimos tres años.

Además de ese punto, enfatizó, las compañías deben tener un volumen de negocios y ser atractivas.

Con respecto al modelo de subasta en la bolsa de valores, anunció que las privatizaciones se realizarán a través del Mercado de Valores Mobiliarios en Angola, que tiene una figura menos exigente que la bolsa llamada Balcón del Mercado Reglamentar.

En este modelo, enfatizó, los inversionistas deben demostrar sus cuentas auditadas dentro de un año y operar en el mercado interno o externo en las áreas que se pretende privatizar.

Con este modelo, reforzó, el Estado tiene la intención de atraer inversores experimentados que tengan una imagen de marca en el mercado, permitiendo la atracción de nuevas inversiones en el país.

Según Patrício Vilar, los tres modelos que contemplan el proceso de privatización (oferta pública inicial en bolsa, subasta de intercambio y licitación pública) no brindan a los posibles inversores la oportunidad de contraer deuda, como sucedió en los primeros procesos de privatización en Angola.

Justificó que esto no sucederá porque estos modelos obligan a los inversionistas a hacer primero sus depósitos, para que puedan ser parte del proceso, asegurando la capacidad financiera de los empresarios.

Respecto al riesgo que se podría correr al transformar el monopolio estatal en un monopolio privado, en materia de privatización, Patrício Vilar aseguró que este riesgo podría ser mitigado por la Ley de Competencia, que está vigente en Angola desde 2018.

Para el año 2022, el Gobierno de Angola planea privatizar 195 empresas públicas, de las cuales 32 están clasificadas como empresas de referencia nacional.

Entre las empresas que el Estado angoleño prevé enajenar, se destacan la petrolífera Sonangol, la transportadora área nacional TAAG, los Correos de Angola, Angola Telecom, la Empresa Nacional de Seguros de Angola (ENSA), la Empresa Nacional de Diamantes de Angola (Endiama), las participaciones en la operadora Unitel, el Banco de Comercio e Industria y el Banco Económico, la fábrica de cemento Nueva Cimangola, BODIVA, entre otras.